Fotointerna

Fotografías de uno de los talleres realizados en Valle Bonito de Upala en el 2019.  En esta comunidad un curso de la ETSoc acompaña a las y los vecinos en la integración de una asociación de desarrollo. 

 

Trabajo Social y organización local en tiempos de crisis

Entrevista a la profesora Eugenia Boza

Gréttel Aguilar – UDETS

30 de abril, 2020

La participación activa y voluntaria de las y los ciudadanos en las diferentes organizaciones y espacios comunales es básica para mejorar sus condiciones de vida y, sin duda, es de gran relevancia en momentos de crisis, como el que vivimos actualmente por la pandemia Covid-19.

La ETSoc apoya a diversas comunidades del país en materia de organización y exigibilidad de derechos en sus espacios de docencia y acción social, tal es el caso del curso Taller I: Organización local y construcción de ciudadanía I.  Como parte de esa experiencia académica, las y los estudiantes trabajan en cantones que enfrentan problemáticas sociales, económicas y ambientales, conocen su desarrollo histórico y analizan la presencia del Estado y de los diversos actores de la sociedad civil.   Su meta es trabajar con las y los vecinos en el ejercicio de la ciudadanía, así como en la promoción, la defensa y exigibilidad de derechos.

La profesora Eugenia Boza dirige a un grupo de estudiantes que trabajan en Upala y, en ese mismo cantón, desarrolla el Proyecto de Extensión Docente ED-3441 Fortalecimiento de espacios para la promoción, defensa y exigibilidad de derechos.  Aprovechando la experiencia de la docente, que se vinculó con esa comunidad a partir de la emergencia vivida con el Huracán Otto en 2016, le solicitamos su opinión sobre la importancia de la organización local en el difícil momento por el que atraviesa el país.


¿Qué importancia tienen las organizaciones comunitarias en momentos de crisis?

La organización local ya sea reconocida por las diferentes formas legales que existen en nuestro país o como iniciativa informal y auto convocada por las personas, comunidades o grupos, siempre es esencial para fortalecer la democracia participativa y el ejercicio de la ciudadanía.  Especialmente, en momentos de crisis, esas formas organizativas cobran relevancia pues le permiten a grupos y comunidades el acceso a ciertos recursos mediante la activación de redes de apoyo cercanas y coherentes con las formas de vida de los territorios.

Asimismo, este tipo de organizaciones facilitan el trabajo institucional y pueden ser un puente para canalizar tanto información como recursos múltiples entre las instituciones y organizaciones y las personas que habitan los territorios.  Cabe destacar que, en el marco de la actual crisis, los y las jerarcas de las instituciones, quienes se desempeñan como proponentes de las políticas, han enfatizado en la necesidad de obtener información a partir de asociaciones de desarrollo u otro tipo de organizaciones representativas de los pueblos, para que sean esos grupos organizados quienes canalicen información y así mejorar la distribución de la asistencia social estatal.

En el caso de los pueblos y territorios indígenas, la organización local reviste características específicas pues históricamente ha habido imposiciones en sus formas organizativas:  en algunos territorios, las llamadas Asociaciones de Desarrollo Indígena, no representan a la totalidad de los grupos que viven en los territorios.  Por tanto, la escucha y el diálogo para que la institucionalidad comprenda las realidades que ahí se viven, resulta de especial importancia.


Hasta la fecha, ¿cuáles son los principales resultados del trabajo realizado en Upala?

Con respecto al trabajo realizado por el proyecto ED-3441 Organización Local y construcción de ciudadanía, justamente ese ha sido el eje primordial:  fortalecer las iniciativas locales de generar sus propias formas organizativas, mediante la facilitación de herramientas que les permitan comprender sus propias realidades, manifestadas en sus territorios y de ahí, las posibilidades de acción.

La necesidad de fortalecer a los grupos comunitarios para que tomen sus propias decisiones es esencial; pues no para todos los territorios aplican las mismas formas organizativas.  En las comunidades upaleñas donde trabajamos, las personas han tomado la decisión de conformar asociaciones de desarrollo integral, comités de seguridad, grupos de mujeres, comités específicos, entre otras.  Asimismo, hay localidades que aún no definen cuál debe ser su figura legal, pero que funcionan encontrándose, discutiendo y generando sus propias agendas.


Como consecuencia de las medidas de distanciamiento, muchos de los proyectos de la ETSoc han tenido que hacer un alto en su trabajo con las comunidades, sin embargo, la unidad académica continúa trabajando en metodologías y soluciones para darle seguimiento a estos importantes espacios.



 

 01-recursosdigitales 02-informativoetsoc 03-pronunciamientos 04-educacioncontinua

05-trabajosfinales 06-horarioatencion 07-controlinterno 08-primeringreso

Botonacoso2021

 

 

 

firma promocional 

© Escuela de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica - Teléfono 2511-5007. Última actualización: 16/03/2021