imgnotapina1

 

Procesos educativos que trascienden las aulas

Recuperando las voces de las comunidades afectadas por el monocultivo de la piña

Gréttel Aguilar - UDETS

21 de mayo de 2019


El deterioro del medio ambiente es uno de los desafíos con los que la Escuela de Trabajo Social (ETSoc) ha adquirido un compromiso técnico, ético y político, pues el mal uso de la tierra, la contaminación y la deforestación, entre otras realidades, se relacionan directamente con el fenómeno de la pobreza y con el incremento de las vulnerabilidades sociales. Frente a esos escenarios de desigualidad, la ETSoc fomenta procesos de intervención en procura del desarrollo sostenible, es decir, un desarrollo con respeto al ambiente, equidad económica y bienestar para todas y todos.

Parte de esos procesos son el Proyecto de Extensión Docente Desarrollo Humano desde las Miradas Locales. Diagnóstico Social Colectivo en Comunidades de la Región Huetar Atlántica, a cargo de las profesoras Geaninna Amaya Rodríguez y Laura Rivera Alfaro, y la práctica estudiantil de tercer año en las comunidades de Pococí, Guácimo y Siquirres afectadas por la expansión del monocultivo de piña. Esta práctica se desarrolla en el marco del curso TS0043 Taller I: Organización local y construcción de ciudadanía I, a cargo de la profesora Laura Rivera.


¿Cuál es el problema con el cultivo de la piña?

Actualmente, Costa Rica es el principal exportador de piña del mundo, según datos publicados en el sitio Web de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (CANAPEP), esta fruta genera divisas por aproximadamente $1000 millones al año, más de 30 mil empleos directos y 120 mil indirectos. Valga destacar que algunas de las principales empresas exportadoras del país han recibido la certificación para utilizar la marca país Esencial Costa Rica, señal de que el Estado respalda sus prácticas laborales y ambientales.

Frente a esta realidad, la pregunta obligatoria es: las comunidades donde se cultiva el producto, ¿se benefician de esa riqueza?

Sin lugar a dudas, la piña es la principal fuente de trabajo en muchos cantones rurales de Costa Rica aquejados por la falta de oportunidades, sin embargo, diferentes organizaciones locales y ambientalistas han alzado la voz contra las consecuencias de este monocultivo:

  • Concentración de ingresos en pocas empresas. En entrevista para la investigación de Obando (2017), Jairo Serna, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) indica: “la CANAPEP (principal agrupación de la industria), representa en extensión de hectáreas un 75% o 80% que está centralizado en su mayoría en 4 empresas y apenas el 20% de la extensión es representado por 1191 productores”.
  • Desplazamiento de cultivos de importancia alimentaria en el país. La piña ha desplazado la producción de cultivos fundamentales en la dieta de los costarricenses como el arroz, el frijol y maíz, que deben importarse para suplir el consumo interno.
  • Deterioro del medio ambiente. El Centro Nacional de Alta Tecnología (Centat-Conare) en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otras organizaciones han señalado que del 2000 al 2015 la industria piñera deforestó el equivalente a 5566 hectáreas de bosque y por ende acabó con su biodiversidad. Además, según datos de la UCR (2018) por cada hectárea de piña cultivada se generan entre 220 y 250 toneladas de rastrojo (residuos del cultivo como tallos u hojas), que, si no son debidamente tratadas, generan plagas de moscas y propagan enfermedades.
  • Contaminación de las fuentes de agua y su consecuente daño a la salud. Estudios desarrollados por la UCR han mostrado que en las aguas superficiales donde se concentran los cultivos de piña hay presencia de plaguicidas asociados con problemas de salud como la ametrina, el diuron y el bromacil, este último prohibido en el país desde el 2017.
  • Deterioro de las condiciones socioeconómicas de los habitantes. Diversas organizaciones han denunciado que en las relaciones laborales de esta industria prevalecen las violaciones a los derechos humanos y a la legislación nacional. De acuerdo con el periódico digital Surcos, la mano de obra contratada en zonas fronterizas es mayoritariamente extranjera y bajo contratos temporales, sin pago de la seguridad social, en condiciones de trabajo abusivas y con persecución y despido a quienes se organicen en sindicatos.

Evidentemente, el beneficio del empleo generado por la actividad piñera se opaca frente al daño ambiental, las malas condiciones laborales y los daños a la salud de las poblaciones.


¿Qué tipo de intervención realiza la Escuela de Trabajo Social (ETSoc)?

Frente a la realidad de las comunidades afectadas por el cultivo de la piña, la ETSoc desarrolla dos procesos en la Región Atlántica:

  • El proyecto de extensión docente Desarrollo Humano desde las miradas locales. Diagnóstico Social Colectivo en comunidades de la Región Huetar Atlántica. El trabajo a cargo de las profesoras Geaninna Amaya Rodríguez y Laura Rivera Alfaro, pretende generar un diagnóstico social en los cantones de Siquirres, Guácimo y Pococí, específicamente con los actores sociales organizados frente a los impactos del cultivo de la piña. La intención es que los productos generados se conviertan en insumos para los procesos de incidencia política de las organizaciones sociales.
  • La práctica estudiantil en el marco del curso TS0043Taller I: Organización local y construcción de ciudadanía I. Durante el tercer año de la carrera, las y los estudiantes realizan una práctica enfocada en el desarrollo y ejercicio de la ciudadanía y la exigibilidad de derechos en territorios determinados. En este caso, se trabaja en la Zona de Pococí, Guácimo y Siquirres con el fin de fortalecer los procesos organizativos de las comunidades frente a los conflictos socioambientales.

En ambos casos existe una vinculación directa con los representantes locales asociados al Frente Nacional de Sectores Afectos por la Producción Piñera (FRENASAP) y con el Programa Kioscos Socioambientales para la Organización Comunitaria de la Universidad de Costa Rica (UCR), que con anterioridad ha desarrollado diversos espacios de discusión con estas comunidades.

 

Un taller para recuperar la memoria histórica de FRENASAP y fortalecer los procesos organizativos

Como parte de los procesos desarrollados, el pasado 30 de marzo se realizó una gira a la región Atlántica. Desde las 5:30 am docentes y estudiantes de la ETSoc y de la Escuela de Ciencias Políticas abordaron la buseta universitaria con destino a la Casa de la Cultura en Siquirres.

En el trayecto se hicieron diferentes paradas, con el fin de que, en subgrupos, los estudiantes del Taller recorrieran diferentes comunidades para realizar un mapeo de los recursos de educación y salud existentes.

A la Casa de la Cultura se fueron integrando los diferentes representantes locales y en conjunto con las y los facilitadores, se dieron a la tarea recuperar la memoria histórica de FRENASAP, organización que desde el año 2000 articula esfuerzos en las diferentes comunidades afectadas por la producción de piña. Para los presentes en el taller, FRENASAP ha sido muy exitoso en visibilizar y actuar frente a las afectaciones del monocultivo (principalmente en lo referente a la contaminación y el desvío de aguas), sin embargo, quedan muchos retos pendientes, ya que la mayoría de los habitantes desconoce las consecuencias negativas y está claro que las piñeras son la principal fuente de trabajo en la zona, lo que desalienta la participación.

Como segunda actividad, los asistentes escucharon la charla de Lilliana Monge Sánchez, profesora e investigadora de la Escuela de Trabajo Social de la UCR, que realizó un recurrido por los diversos conflictos socio-ambientales generados frente a la expansión piñera en los cantones de la región atlántica. Esta presentación fue de sumo interés para los participantes, que se integraron a la discusión y estuvieron de acuerdo con que existe un desgaste y debilitamiento político-organizativo de los actores locales ante lentitud del Estado para dar respuestas. Aunque las solicitudes de moratoria a la actividad han propiciado nuevos espacios de participación social, la lucha contra la expansión piñera queda un segundo plano frente a la urgencia de las familias de resolver sus problemas económicos.

Para culminar la sesión, una vez se incorporaron los estudiantes del Taller, se desarrolló un trabajo en grupos con el fin de programar actividades que permitan informar y unir a las comunidades frente a los peligros del monocultivo. Entre otras estrategias, los participantes propusieron el desarrollo campañas de divulgación, encuentros y un campamento para jóvenes, además consideraron importante generar espacios de información en instituciones educativas con actividades artísticas y lúdicas.

Durante año lectivo 2019, el principal reto para los estudiantes de la ETSoc será acompañar y apoyar a los representantes locales en el desarrollo de las actividades propuestas y junto a ellos el Proyecto de Extensión Docente Desarrollo Humano desde las Miradas Locales buscará que los participantes se apropien de la información generada para fortalecer su capacidad de defensa y exigibilidad de derechos.

En el siguiente video resumimos las principales actividades de la gira.


   

Referencias

Acuña, M. y Álvarez, M. (7 de febrero de 2019). Situación laboral y ambiental de las piñeras en la Zona Norte. El País CR. Recuperado de https://www.elpais.cr/2019/02/07/situacion-laboral-y-ambiental-de-la-pineras-en-la-zona-norte/

Amaya, G. y Rivera, L. (2019). Descripción del Proyecto Desarrollo Humano desde las miradas locales. Diagnóstico Social Colectivo en comunidades de la Región Huetar Atlántica.

Chacón, V. (19 de junio de 2018). Expansión piñera continúa sin freno. Semanario Universidad. Recuperado de https://semanariouniversidad.com/pais/expansion-pinera-continua-sin-freno/

Obando, A. (2017). El Estado detrás de la piña: El conflicto socioambiental del monocultivo de piña los cantones de Upala, Guatuso y Los Chiles (2000-2015). Tesis de Graduación para optar por el grado de Licenciatura en Ciencias Políticas. Universidad de Costa Rica.

O’neal, K. (21 de junio de 2018). UCR investiga y aporta soluciones a polémico cultivo en Costa Rica. Sección de noticias, sitio Web de la Universidad de Costa Rica. Recuperado de https://www.ucr.ac.cr/noticias/2018/06/21/ucr-investiga-y-aporta-soluciones-a-polemico-cultivo-en-costa-rica.html

Salas, O. El cultivo de la piña genera retos para este sector, dentro de los que se destacan evitar la contaminación ambiental y procurar un manejo sostenible del terreno. Sección de noticias, sitio Web de la Universidad de Costa Rica. Recuperado de https://www.ucr.ac.cr/noticias/2018/06/21/desechos-de-la-pina-un-dolor-de-cabeza-para-productores.html

Sancho, M. (14 de junio de 2018). Bromacil, agroquímico prohibido en el país, fue hallado en agua potable de la Zona Norte. CR Hoy. Recuperado el 25 de abril de 2019 de https://www.crhoy.com/ambiente/bromacil-agroquimico-prohibido-en-el-pais-fue-hallado-en-agua-potable-de-la-zona-norte/

Sitio Web de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña. Recuperado de https://canapep.com/pina-economico-social-costa-rica/

JornadaInvestigacioninsumos-07 02-informativoetsoc 03-pronunciamientos 04-educacioncontinua

05-trabajosfinales 06-horarioatencion 07-controlinterno 01-recursosdigitales

Botonacoso2021

Hecho con Padlet

 

firma promocional 

© Escuela de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica - Teléfono 2511-5007. Última actualización: 16/03/2021