Vivencias de profesionales en Trabajo Social en el Patronato Nacional de la Infancia: entre tensiones, contradicciones y demandas


 

05 de julio del 2018

 

Por Pablo Artavia Madrigal*


 

-Sustentantes del trabajo final de graduación, modalidad tesis: Karol Castro Madrigal y Jocelyn María León León.

 

 

 

La investigación realizada en el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) tenía como propósito conocer la forma en la cual se entrelazan las condiciones laborales con la identidad profesional de las personas de Trabajo Social y así traer a colación las contradicciones del ejercicio profesional en esta institución; específicamente para los años 2017 y 2018.

 

Mediante la información recolectada a partir de entrevistas y el propio criterio de las investigadoras; se colocan una serie de conclusiones que son de relevancia no solo para discutir en torno al ejercicio profesional sino también sobre las limitaciones que surgen a la hora de operacionalizar las metas y acciones trazadas.



 

Algunos de los obstáculos que en el estudio se rescatan son la falta de tiempo, la excesiva carga de trabajo, la carencia de recurso humano, poca correspondencia entre lo administrativo y lo técnico; así como un descuido en el autocuidado de cada persona. Todas estas razones disponen que las labores ejercidas por los y las profesionales en Trabajo Social no tengan el alcance propuesto, al menos de forma ideal.

 

Lo anterior trae a superficie otro debate ya que, según el criterio de las autoras, el trabajo profesional presenta rasgos de estar estancado en lo idealista, en el sentido que, a pesar de encontrar un fuerte componente ético y político, en el plano de lo teórico y metodológico no se cuenta con la misma contundencia. Es decir, si bien se observa mayor claridad con respecto a la finalidad de la profesión y sus intervenciones, esto no se sustenta con un adecuado manejo de los modelos utilizados, ni del método del cual se parte. A propósito de esto afirman: “Un componente ético-político sin una base teórico-metodológica no trasciende del idealismo”.

 

Sin embargo, lejos de centrarse solamente en la forma de intervenir de los y las profesionales; las investigadoras son enfáticas al señalar causas más estructurales que impactan el accionar del Trabajo Social y de la misma institución. En ese sentido, existen implicaciones importantes a partir de las políticas neoliberales que desembocan en el debilitamiento del aparato estatal, por ende existen intentos de reducción presupuestaria y que, a nivel laboral modifican las condiciones existentes a partir de la tercerización de servicios y la figura del voluntariado.

 

Específicamente para el espacio laboral de Trabajo Social, las funciones que ejercen los y las profesionales trascienden lo descrito en el manual de puestos, así como una alta flexibilidad y polifuncionalidad. No obstante, se invisibiliza el impacto emocional que ejercen las modificaciones en el mundo de trabajo sobre la subjetividad de estas personas debido a que la mayoría percibe un ambiente laboral favorable, siendo que algunas recalcan la sobrecarga de trabajo pero sin articular las demás razones.

 

Es a propósito de esta aseveración que las autoras sugieren darle mayor espacio a la identificación de este componente emocional y de prestar atención al tema del autocuidado como herramienta de fortalecimiento personal para que las personas puedan realizar sus intervenciones con mayor calidad y coherencia.

 

No obstante, Castro y León aseguran que el autocuidado también debe ser visto con cautela debido a que es potencialmente un recurso culpabilizador hacia las mismas personas; dejando de lado la responsabilidad del mismo sistema hegemónico que apela a la buena voluntad y a la inmediatez, dejando poco o nada de espacio para el autocuidado. Es decir, el desgaste que presentan las y los profesionales de la institución no se debe a una mera decisión de estas personas por no buscar espacios saludables y de ocio. “Estos discursos que apelan al romanticismo y a la buena voluntad son también un mecanismo, en la misma línea del autocuidado, para deslegitimar las acciones de los y las profesionales y así, desresponsabilizar al sistema que a través de sus estructuras de control crea las condiciones tanto de desigualdad social como aquellas que impactan en el desgaste de las profesionales”.

 

Otro de los hallazgos del estudio asegura una considerable influencia de los roles de género en la profesión y señalan al PANI como un espacio propenso a la legitimación de estos roles. Esto lo concluyen a partir del rol y la posición que adoptan algunas profesionales, adecuada a la maternidad, la legitimación del género a partir de aspectos biológicos y la falta de criticidad frente a los mandatos impuestos para cada persona según sea hombre o mujer.

 

En resumen, el trabajo final de graduación encuentra una contradicción entre la búsqueda de exigibilidad y reivindicación de los derechos frente a la escasa priorización de estos temas por parte del Estado. A su vez, el ejercicio profesional recibe grandes influencias de las políticas neoliberales que resultan en trabajadoras y trabajadores polivalentes, desgastados y con poca consciencia del autocuidado necesario para realizar sus labores.

 

Asimismo, se afirma un divorcio entre el componente ético-político y teórico-metodológico lo cual afecta el alcance de las acciones efectuadas. Este tema tiene gran relevancia con la formación académica recibida y las diversas concepciones del gremio según la generación a la cual se pertenezca.

 

De igual manera, las investigadoras concluyen que los rasgos más significativos de la vivencia de estos y estas profesionales tienen que ver con el desgaste y la carga laboral. Aseveran la necesidad de colocar sobre la mesa la discusión acerca del autocuidado y el cuestionamiento a los roles de género y su naturalización.

 

Por último, Castro y León hablan del Trabajo Social como una “pared de choque” en el sentido que:

 

El Trabajo Social es pared de choque dado que por una parte conoce las necesidades de la población muy de cerca, además que reconoce lo necesario para brindar respuesta, pero se inserta en condiciones que no permiten necesariamente brindar esas respuestas. Trabajo Social en medio de eso lidia con la contradicción y los dilemas, todos los días en su intervención.”

 

Lejos de buscar una crítica sin fundamento y poco constructiva, las autoras posicionan su investigación como parte de los esfuerzos por encontrar puntos débiles y, por ende de fortalecimiento, en la institucionalidad pública y, propiamente, en el ejercicio profesional del Trabajo Social.

 

 

 

*Nota revisada por Daniel González Quesada, Coordinador UDETS

 

 01-recursosdigitales 02-informativoetsoc 03-pronunciamientos 04-educacioncontinua

05-trabajosfinales 06-horarioatencion 07-controlinterno 08-primeringreso

Botonacoso2021

 

 

 

firma promocional 

© Escuela de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica - Teléfono 2511-5007. Última actualización: 16/03/2021