aaaaaaa
En la medida que avanzamos en la construcción de ésta página, van surgiendo nuevas necesidades en cuanto a su desarrollo. Una de ellas es la de crear una sección especial para aquellas cuestiones o temas que, o bien no encajan en ninguna sección de las ya establecidas en particular, o bien corresponden –como un común denominador- a todo el espíritu de este espacio web por su trascendencia. A ello trata de responder ésta parte que titulamos “información adicional” dejando claramente señalado que al calificativo “adicional” lo estamos usando despojado de toda connotación peyorativa o de “anexo” o simple “complementación” de lo demás.

Por el contrario, se trata de cuestiones que trasvasan por su importancia las categorizaciones más o menos rígidas y se ubican en un primer plano de importancia para todo y para todos. Se trata, en otras palabras, de crear un espacio de operativización de un concepto clave que hemos venido utilizando en otras secciones de este espacio con creciente reiteración: el de la creación y afianzamiento de una imprescindible “conciencia de contemporaneidad” para todos los trabajadores sociales y para el ejercicio de la profesión con pleno sentido de ubicuidad en el mundo en que vivimos.

Expresado en otros términos (y aún a riesgo de ser redundantes) de lo que se trata, en definitiva es de forjar una cosmovisión, permanentemente actualizada (lo que no es fácil por cierto tras el acelerado cambio de situaciones múltiples) que signan nuestra época a escala planetaria, dicho sea en palabras de quien fuera para muchos de nosotros el máximo maestro en la cuestión, el Profesor Jacobo Drucaroff.

Afirmamos, sobre la base de nuestras propias experiencias personales y profesionales, que “la creación (o la incentivación del surgimiento) de esa conciencia (de contemporaneidad) en individuos, grupos y comunidades es, quizás, el más trascendente objetivo profesional del Trabajo Social pero –al mismo tiempo- sabemos de la imposibilidad de contribuir a ese logro por parte de los colegas no la posean, como pre-requisito infaltable de sus respectivos perfiles profesionales. Constituye lo que solemos denominar (de nuevo con palabras de Drucaroff) “una personalidad profesiográficamente sustentada” como sello distintivo del correspondiente esquema conceptual, referencial y operativo del que nos hablaban Enrique Pichón Riviére y sus discípulos.

Es otro espacio que construimos entre todos.
 
 
 

  DIRECTORIO 

  • Desea contactar a los organizadores de este sitio, brindar sugerencias o problemas en el funcionamiento de la página, de click en Escríbanos

 

   Regreso a la página principal