aaaaaaa Cuando -como es nuestro caso- no se trata de “repetir” algo que ya fue hecho, que con mayores o menores errores (o aunque supuestamente sin ellos, lo que es imposible), si obedecemos a criterios de racionalidad cercanamente científicos, se impone como primera tarea, aunque sea en forma panorámica y, aún, incompleta conocer eso ya realizado en el ámbito que nos ocupa y los fundamentos y lineamientos sobre los que se operó esa realización. Constituye los requisitos mínimos para establecer con cierta claridad los puntos a los que ya se ha llegado para, desde ahí, continuar, corregir y superar lo anterior. Es así como -en parte- se operativizan epistemológicamente los imprescindibles quiebres o disonancias cognoscitivas y las necesarias rupturas epistemológicas con los errores. Se evitan las estereotipias.

Lo anterior constituyó el motivo de las partes anteriores de esta página (los “Fundamentos filosófico-ideológicos” de la Reconceptualización; la “Reconceptualización de puño y letra”, y; la “Selección de artículos” de la revista Hoy en el Trabajo Social, en lo que al Movimiento de Reconceptualización del Trabajo Social se refiere. Eso ya está medianamente hecho, o sea que constituye un capítulo medianamente cerrado lo que no excluye que si las circunstancias así lo aconsejaran como necesario o útil (“vigilancia epistemológica” según Bachelard) se le vayan efectuando agregados o complementos en el futuro. No hay que olvidar que hay de por medio en esta cuestión un gran trabajo de búsqueda y rescate de materiales de una época que fueron ocultados cuando no destruidos.

Lo anterior por una parte. Pero por otra, dados los avatares y especiales circunstancias que sufrió y por las que atravesó el mencionado Movimiento de Reconceptualización en gran parte de los países latinoamericanos (y especialmente en aquellos en que se originó), su brusca y traumática interrupción, los ocultamientos y tergiversaciones de que fue objeto, etc. (puntos tratados en algunos trabajos incluidos en esta página), además de los tiempos y circunstancias concretas cambiantes, indican como imprescindible un proceso de “nuevas lecturas” para la determinación de inéditos puntos de reinicio y de continuidad superadora (no repetitiva, vuelva a ser dicho) que, al mismo tiempo que marquen el cierre normal de aquel Movimiento, conlleven su tránsito  hacia un Trabajo Social crítico y, por sobre todo propositivo, que constituirá la continuidad de ésta sección que con estas palabras estamos presentando.

Una serie de acciones que van desde los Seminarios sobre Reconceptualización realizados desde una asignatura metodológica de la carrera de Servicio Social de la UNMdel P. en los años 1996 y 1997; el inicio de la Biblioteca Virtual de Sentido, desde España (1999); la publicación del libro La Reconceptualización Hoy. Trabajo Social como utopía de la esperanza (2003), inician un camino de rescatar este Movimiento.

El Congreso realizado en Mar del Plata en  mayo de 2004 (“De Araxá a Mar del Plata: 35 años de historia del Trabajo Social”) tuvo -según la invitación que nos hicieran sus entonces organizadores- el expreso propósito central de ser conjuntamente con las acciones anteriormente mencionadas, el comienzo de ese rescate que, hay que aclarar, en gran parte se frustró por falta de conclusiones del Encuentro y, fundamentalmente, por falta de continuidad post-congreso por parte del grupo estudiantil organizador del mismo.

Es así que, desde aquí y desde este espacio virtual de la Universidad de Costa Rica, se le está tratando de dar esa suerte de epílogo-conclusión hasta ahora faltante y, lo más importante de todo: su continuidad con nuevas y enriquecedoras propuestas.

                                                                                      DIRECTORIO 


    Regreso a la página principal